Ok

By continuing your visit to this site, you accept the use of cookies. These ensure the smooth running of our services. Learn more.

24/07/06

Diseño artesanal contra la marginalidad

ARGENTINA:
Por Marcela Valente


BUENOS AIRES, jul (IPS) - Apoyado por diseñadoras, un grupo de recolectores informales de residuos de la capital argentina, creó un proyecto para concebir y producir muebles y objetos a partir de desechos.

Este programa les permite acceder a un trabajo digno, al tiempo que los aleja de la calle y de la marginalidad.

"Se formó un grupo hermoso. Ahora somos seres humanos. Venimos a trabajar, tenemos nuestras responsabilidades. Es un trabajo digno", afirma a IPS Cristina Lescano, coordinadora del grupo de recolectores y una de las protagonistas de este fenómeno cultural que clama por sostenerse en el tiempo.

La idea de convertir la basura en objetos artesanales o industriales no es nueva. Ya otros grupos de recolectores de residuos, junto con intelectuales o profesionales, han puesto en marcha una editorial de libros realizados a mano con cartón reciclado.

Lescano, quien completó la escuela secundaria, trabajaba como empleada administrativa en el Concejo Deliberante de la capital, hasta que fue despedida en 1997. Con tres hijos y sin otra opción se hizo "ciruja", el término coloquial para el indigente que vive de "revolver las bolsas de basura", como ella misma dice.

El proyecto "Producción Ciruja" cuenta con 10 recolectores informales que forman parte de la Cooperativa El Ceibo de recuperación de residuos, creada hace 12 años, y cuenta con un programa reconocido oficialmente de separación de residuos en origen y depósito, tanto para la clasificación como para la venta.

En "Producción Ciruja" la capacitación y vinculación con el mercado está a cargo de las diseñadoras industriales Ángeles Estrada, Victoria Díaz y Natalia Hojean y de la arquitecta Mercedes Frassia.

El grupo fabrica mesas bajas y banquetas con planchas de cartón corrugado, manteles individuales de mesa con tubos de sifón, de los que contienen los productos con rociadores, decorados con cordones (agujetas) de colores. También hacen vasos a partir de botellas.

Los productos decoran un salón del bar "El Apile", de la arquitecta Frassia, ubicado en el histórico barrio de San Telmo, uno de los más antiguos y emblemáticos de la ciudad.

"El objetivo es agregar valor al objeto recuperado, mejorar la calidad de vida de los que viven de la recolección, pero también crear objetos bellos, que hagan terapéutica la actividad, y que permitan que la gente pueda estar menos en la calle", explica a IPS.

Leer artículo completo: IPS Noticias

Los comentarios son cerrados